Patrimonio neto de Britney Spears es más bajo que el de sus compañeras del pop

Patrimonio neto de Britney Spears es más bajo que el de sus compañeras del pop

Publicado: 19-02-2021

Britney Spears, quien representó una fuerza dominante y ascendente en la cultura pop, tiene un patrimonio neto actual de 60 millones de dólares.

Hace veinte años, Britney Spears estaba en la cima del mundo, la conocida ‘princesa del pop’ atravesó una racha de cuatro años de álbumes de platino número 1, un premio Grammy y una serie de giras mundiales que le generaron decenas de millones de dólares (mdd).

En 2002 Forbes la nombró la celebridad más poderosa del mundo, con un ingreso estimado de 40 mdd antes de impuestos y tarifas.

En términos de ganancias y poder estaba por delante de sus contemporáneas Jessica Simpson y Jennifer Lopez, e incluso hoy se puede decir que ha vendido más entradas para conciertos y álbumes que ambas.

Sin embargo, al tratarse de patrimonio neto, la princesa del pop se ha quedado muy atrás: Spears, quien representó una fuerza dominante y ascendente en la cultura pop, tiene un patrimonio neto de 60 mdd.

Por su parte, Simpson y López han acumulado fortunas de más de 100 mdd cada una, de acuerdo con estimaciones de Forbes. En el caso de Beyoncé, quien comenzó su carrera de solista unos años después de que la ex alumna del Mickey Mouse Club se hiciera cargo de la suya como adulta, vale siete veces más, sin incluir la riqueza de su esposo multimillonario Jay-Z.

¿Qué salió mal para Britney Spears? Luego de varios años de escrutinio de los medios, Spears sufrió un colapso mental público y fue puesta bajo la tutela ordenada por la corte en 2008. El juez entregó el control de su carrera y finanzas a su padre, James Spears, quien es el villano de movimiento #FreeBritney, un esfuerzo de defensa de las redes sociales para liberar a Spears de la tutela.

En los últimos años, Britney Spears se ha resistido al control de su padre al mismo tiempo que paga millones de dólares en honorarios legales vinculados a la tutela que se encarga de controlar estrictamente su estilo de vida, así como la manutención de sus hijos producto de la relación con su exmarido Kevin Federline.